Con esta técnica se identifica la dominancia básica de ojos, oídos y manos en relación al hemisferio cerebral dominante.

Esta dominancia o perfil básico es innato y determina la manera en que procesamos la información. Estos patrones se desarrollan en el útero y también durante el proceso de parto y a medida que vamos creciendo y aprendiendo nuevas habilidades es que lo vamos equilibrando. Pero ante una situación nueva de estrés volvemos automáticamente a nuestro perfil básico, por tal motivo nuestro perfil básico influye en nuestra conducta y comportamiento.

Se estudian pues las posibles combinaciones de dominancias cerebrales, sentidos perceptuales y preferencias manuales y motoras, que hacen de cada persona un “perfil único” en términos de la utilización de su cerebro, y se enseñan técnicas para identificar los distintos perfiles cerebrales y herramientas para ayudar a quienes no poseen la combinación neurológica óptima para el aprendizaje o desarrollo de tareas.

¿Quieres recibir más información acerca de OBO®?