Estas terapias nacen en los últimos 20 años ante la demanda de técnicas psicológicas más rápidas para solucionar los problemas. Son técnicas de alta eficacia y velocidad, ya que pueden resolver la perturbación de un conflicto determinado entre una y tres horas de trabajo, constituyéndose como métodos innovadores de hacer psicoterapia.

Algunas de estas técnicas también se las conoce como Técnicas de Integración Cerebral que consisten en la integración de la información disfuncional en los hemisferios cerebrales. El objetivo consiste en lograr el equilibrio que tienen cada uno de los hemisferios que como resultado de un trauma o de una situación conflictiva, se salen de sincronía generando de esa manera síntomas.